EL INFARTO AVISA CUATRO SEMANAS ANTES

CARDILOGÍA
EL INFARTO AVISA CUATRO SEMANAS ANTES                                                            www.aencoal.orgsintomas-infarto-miocardioRelacionamos el paro cardiaco con algo súbito, que no da síntoma alguno hasta el momento en que se produce. Sin embargo, no siempre es así.
El cuerpo avisa durante las semanas previas de que algo no marcha bien y lo hace de muchas maneras, según han comprobado investigadores del Instituto del Corazón del Cedars-Sinai, en los Ángeles (EE.UU).

Algunos de los signos que aparecen hasta un mes antes son evidentes: dolor en el pecho o abdominal, dificultad para respirar, palpitaciones, disminución repentina de la presión arterial y pérdida de conciencia. Otros síntomas como el dolor de espalda o las náuseas y vómitos, pueden responder a un problema cardiaco o de otra índole, pero en cualquier caso digno de ser valorado por un médico. El problema, según los investigadores, es justo ese: las señales se ignoran y no son analizadas por un profesional. Las consecuencias en estos casos son nefastas, porque la mortalidad se dispara.

De las 68.000 personas que sufren un infarto al año en España, 27.000 mueren antes de llegar al hospital.La singularidad del estudio reside en que la relación de síntomas se obtuvo después de preguntar a enfermos y también a personas de su entorno, que tampoco dieron importancia a esas señales. Esto debe llevar, sostienen los especialistas, a estrategias de prevención que impliquen al ámbito familiar y laboral.

Dicho esto, muchos enfermos del corazón nos preguntamos:  ¿para que nos sirve la tarjeta corazón?. Podríamos estar perdiendo mucho tiempo, en enumerar la cantidad de comentarios que nos ha llegado a la asociación de enfermos del corazón.

Mi misión como presidente de la asociación, siempre ha sido “de dar explicaciones positivas”.  No solamente eso: sino que a través de nuestra asociación en colaboración con el 061;  hemos conseguido que muchos enfermos del corazón estén en posesión de la misma. Era y es una de nuestras misiones y obligaciones.

Si hay algo por lo que vale la pena vivir, es por seguir luchando por un mundo mejor y, dentro de nuestras limitadas posibilidades, nunca tirar la toalla para conseguir que nuestro sistema de Sanidad Pública, no siga quitando y recortando prestaciones.

Así, que ponerme enfermo últimamente, ha sido una de las experiencias más tristes y amargas. Enumerar los dos casos sufridos con motivo de mi llamada al 061 sería muy largo. Pero en mi opinión podría ser para pensar seriamente de que nos vale a los enfermos estar en posesión de la tarjeta corazón. 

Para más información he visitado la página web de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.  El amplio abanico de información,  sería muy importante que los enfermos tuvieran la posibilidad de informarse. Es indudable que papel todo lo aguanta. Hacer planificaciones, instrucciones, normativas y un largo etcétera, etcétera.  Queda muy bonito.

emergencias-061Pero la triste realidad últimamente es otra: a la hora de la verdad no se necesitan tantos protocolos y directrices, sino en dar tratar de salvar vidas. Eso no se consigue mandando a una ambulancia con el conductor solamente a tu casa, cuando tu familia pide ayuda al 061. En mi opinión si ha este enfermo le sucede algo durante el traslado, seria de Juzgado de Guardia.

Desde la llamada al 061 y el tiempo que pasa en llegar la ambulancia, hay un tiempo razonable de espera…, pero si encima llega a tu casa un conductor solamente………     DA MUCHO QUE PENSAR

En una Emergencia Sanitaria la vida de una persona puede estar en peligro, se trata de casos extremadamente graves como accidentes de tráfico con heridas graves, atragantamientos, infartos, intoxicaciones graves, desvanecimientos, ahogamientos, accidentes o incendios en los que resulten personas con quemaduras importantes. En estos casos y similares se debe marcar el 061.

Yo le preguntaría al  “COMITÉ DE ÉTICA ASISTENCIAL”  si esta enterado que cuando marcas el 061 como ultimo recurso, es correcto recibir la visita de un conductor, en vez de una ambulancia con su equipo médico correspondiente, para evaluar la gravedad del enfermo. 
Pues esas son las instrucciones que al parecer se han impartido en Almería. Con el consiguiente problema que podía originarse, sin durante el traslado de un enfermo con un conductor solamente;  ¡que se supone debe estar Atento del volante! , el enfermo sufre una parada cardiaca, por poner un simple ejemplo. La población debería de estar informada, de estos hechos, para acudir al Juzgado de Guardia de inmediato. No tratando de silenciar el problema y contándole a los familiares una historia.

Eso en mi opinión no es la misión de la TARJETA CORAZÓN”  que con tanto ilusión aconsejamos a nuestros enfermos a través de nuestra asociación.
Atentamente les saluda
Juan José Alarcón Gómez
Presidente de Aencoal